COVID, hambre y racismo: ¡qué lejos hemos llegado!


Fuente: Brasil de Fato | Leonardo de França


El año 2021 comienza con hambre en los hogares de millones de brasileños; el agravamiento de la pandemia Covid-19, el aumento del desempleo, así como el aumento en los precios de los alimentos básicos y el fin de la asistencia de emergencia de valor digno para sobrevivir ha puesto a la población en una situación social de vulnerabilidad.

Estudios afirman que 19 millones de brasileños pasaron hambre durante la pandemia ocasionada por el Covid-19, esta es una cifra alarmante y es más desgarrador aún, ver a los medios de comunicación reportando familias con armarios y refrigeradores prácticamente vacíos. La desigualdad y el racismo se hace más evidente a medida que la pobreza afecta con más fuerza a las mujeres y personas de piel negra o morena y a los habitantes del noreste.

Fuente: Ciclo Vivo | Unidos do Bem


El gobierno de Brasil pagará otra ronda de asistencia de emergencia con un monto sumamente reducido que varía entre R $150,00 y R $375,00 reales.


La mayor cantidad irá a las mujeres jefas de hogar, “mujer negra, madre soltera, desempleada que tiene 3 hijos pequeños, que pagan alquiler, agua y luz, que necesita comprar alimentos básicos (arroz, frijoles, harina de maíz, carne, leche…). Quienes recibieron R$1.200 reales y empezaron a recibir R$375 reales no habían podido satisfacer las necesidades básicas para sobrevivir ”.


Serán solo 4 cuotas según la medida provisional N ° 1.039 del 18 de marzo de 2021, y luego, ¿cómo será la vida de estas familias?


Mientras no exista una respuesta seria por parte del gobierno con respecto a la pandemia y un plan de vacunación para erradicar el virus, la situación empeorará, por lo que es necesario tomar acciones de manera urgente para evitar un colapso.

__________


Mirtes Renata de Souza, madre de Miguel Otávio, estudiante de Derecho, activista social de AfroResistance y del Grupo Curumim.