top of page

Tapón de Darién: La Crisis de Violencia Sexual y la Ausencia de Médicos Sin Fronteras


Desde AfroResistencia expresamos nuestra profunda preocupación por la suspensión de los servicios médicos de Médicos Sin Fronteras en Panamá (MSF), especialmente en un momento en que se ha observado un aumento significativo en el flujo migratorio de personas que cruzan diariamente el Tapón de Darién, exponiéndose así a riesgos extremos y diversas formas de violencia.

Foto tomada por Fernando Vergara

Nos inquieta especialmente los alarmantes datos proporcionados por MSF Panamá sobre los casos de violencia sexual atendidos en el año 2023, que ascienden a un total de 676 casos, incluyendo aquellos perpetrados contra menores de edad.


Resulta aterrador constatar las escalofriantes cifras de violencia sexual reportadas por la misma organización durante el año 2024. En enero, atendieron a 120 personas víctimas de este tipo de violencia, y tan solo en una semana del mes de febrero, se registraron 113 casos. Estas cifras reflejan el nivel de crueldad y violencia extrema que enfrentan las personas que, con la esperanza de un futuro mejor, arriesgan sus vidas y las de sus hijes al emprender el peligroso viaje hacia el norte.


Exigimos que los países de la región tomen medidas concretas ante las graves denuncias realizadas por organizaciones como MSF, frente al incremento de la violencia extrema perpetrada por grupos delictivos que explotan y se lucran de las necesidades y esperanzas de las personas migrantes. Esta situación se desarrolla en un contexto de impunidad generalizada, donde parece que a nadie le importa, quizás porque las principales víctimas son personas empobrecidas, principalmente mujeres y niñas negras.


Hacemos un urgente llamado a la comunidad internacional para que dirija su atención y tome medidas concretas ante la grave crisis migratoria que enfrenta la frontera sur de Panamá con Colombia. Es imprescindible actuar para evitar que las personas se vean obligadas a migrar debido a la inseguridad y la falta de oportunidades en sus países de origen.


Como lo señala Luis Eguiluz, jefe de misión en Panamá y Colombia de MSF, "Los niveles de violencia y violencia sexual que observamos en el Darién son extraordinarios y no se comparan con otras crisis humanitarias. Sin embargo, también observamos una falta significativa de acciones para abordar la situación o mitigar sus consecuencias".


Necesitamos que se tomen acciones ya, las mujeres y las niñas migrantes  en el Tapón del Darién necesitan que se protejan sus vidas, ellas tienen derecho a una vida libre de violencia.


Kommentare


bottom of page